X
(+34) 987 236 900 | (+34) 987 236 976 | info@hos-regla.org
Le damos la bienvenida a la Obra Hospitalaria Nuestra Sra de Regla y agradecemos la confianza depositada en nuestro centro.

El Hospital de Nuestra Señora de Regla es el último eslabón de la Obra Hospitalaria de la Diócesis de León, presente durante casi 10 siglos en nuestra historia. Su inconfundible fachada, trasladada desde el Valle de Tuéjar, de lo que fué el Palacio de los Marqueses de Prado, contrasta con un hospital moderno y funcional.

Con este sitio de Internet pretendemos informarle de nuestros servicios y de nuestros recursos tecnológicos y humanos, para poder prestarlos con calidad y eficiencia. Deseamos que esta información le sirva de ayuda a Usted, a sus familiares y amigos.

Quedamos a su entera disposición para cualquier consulta que estime oportuna, recordándole que cuenta con nuestra mejor voluntad y servicio.

Los valores del centro

La Obra Hospitalaria nuestra Sra. de Regla es un centro dependiente del obispado de León. Dispone de una clasificación de calidad contrastada y certificada, tanto en la práctica clínica como en la atención al paciente. Estos aspectos promueven valores, comúnmente aceptados, compartidos por personas con fe o sin ella: respeto mutuo, libertad de conciencia, espíritu de convivencia sin discriminaciones de tipo alguno, exquisitez en el comportamiento y justicia.

Los profesionales de la clínica tienen el compromiso de realizar su trabajo con la mayor competencia profesional y humana. Esta forma de obrar lleva a cada persona a trabajar en equipo buscando la excelencia, a servir a los demás en su tarea y asumir la propia responsabilidad de sus decisiones y actuaciones profesionales.

  • Profesionalidad. Nos ocupamos de que nuestros pacientes nos identifiquen por nuestra profesionalidad como una organización compañía preocupada por su salud, que desarrolla su actividad con el objetivo de generar el máximo bienestar para ellos y que es sensible a la evolución de sus necesidades.
  • Respeto. Como institución religiosa, se atenderá en su funcionamiento a las normas morales de la Iglesia, dentro de un marco de respeto a la libertad religiosa y espiritual de los pacientes.
  • Compromiso. Con nuestra misión, nuestro valores, nuestros objetivos y con la mejora continua de nuestra acción colectiva e individual profesional.
  • Confianza. Somos capaces de expresar todo aquello que dificulta nuestra progreso como colectivo y como profesionales y de colaborar para lograr superar las dificultades.
  • Calidad. Todas nuestras actividades están orientadas a conseguir la calidad de servicio esperada por nuestros pacientes y a conseguir que nuestras acciones sean eficaces a la primera.
  • Atención al cliente. Somos una compañía compuesta de personas que somos capaces de escuchar críticas sobre nuestra labor, analizarlas y asimilarlas para poder mejorar nuestra manera de actuar. Esta actitud creemos que nos engrandece como Personas y como Empresa.
  • Transparencia. Entre nosotros y hacia nuestros pacientes, como forma de relacionarse y fomentar la confianza de los trabajadores y de los usuarios hacia nuestra organización.
  • Ambición. Entendida como la capacidad de superación que nos lleva a incrementar de forma constante nuestro conocimiento sobre nuestra labor para poder ofrecer a nuestros pacientes soluciones de alto valor añadido.
  • Trabajo en Equipo. Somos muy conscientes que la única manera de conseguir nuestros objetivos es a través de nuestro apoyo mutuo y del intercambio de conocimientos entre nosotros, esto nos fortalece como personas y como empresa.
  • Responsabilidad. Porque somos personas dignas de crédito, asumimos las consecuencias de nuestras acciones y decisiones.
  • Esfuerzo/Dedicación. Pensamos que sólo es posible conseguir nuestros objetivos cuando damos el máximo de nosotros mismos.
  • Responsabilidad. Sabemos muy bien que los que no cesan en su empeño, a pesar de las dificultades, son los que al final alcanzan el camino del éxito.
  • Confidencialidad. Haciendo un uso adecuado de la información (que podamos ver, sentir o intuir) de las personas, protegiendo la intimidad de las personas y sus derechos.
MISIÓN Y VISIÓN

Somos una institución diocesana sanitaria y asistencial cuya finalidad es proporcionar la mejor asistencia médico-clínica como Centro Sanitario, en la ciudad de León, atendiendo a todas las personas que, de modo privado o acogidas a un régimen local o contractual de asistencia hospitalaria, soliciten sus servicios.

La institución pretende ser una referencia en los Hospitales privados de León e irse adaptando, en la medida de los recursos disponibles, a los cambios tecnológicos que mejoren la calidad sanitaria y asistencial de nuestros servicios, fomentando la formación del personal y facilitando la investigación científica.

HISTORIA DE LA OBRA HOSPITALARIA NUESTRA SRA. DE REGLA

La Obra Hospitalaria Nuestra Sra. de Regla es el último eslabón del testimonio de 900 años de servicio de la Iglesia en León a la sociedad leonesa. En 1084 el Obispo Pelágio fundó, bajo la protección de la Virgen de Regla, una obra "donde los pobres, débiles, cojos, desnudos y peregrinos..." serían atendidos.

A lo largo de los siglos, ha tenido distintas denominaciones y ubicaciones. En 1101 se establece en el edificio del hospital, junto a lo que hoy es la iglesia de San Marcelo, con la denominación de hospital de San Marcelo. En 1531 se cambie la denominación por hospital de San Antonio Abad. Permanece este hospital hasta 1919, en que es vendido el edificio y se construye un nuevo hospital en los Altos de Nava, con la misma denominación.

En 1966 se vende el edificio de los Altos de Nava a la excelentísima diputación Provincial y se construye el actual hospital, cambiando su denominación por la que tenía la primera fundación de la que se tiene noticia: "OBRA de Nuestra Señora de Regla" y ubicado en el entorno de la catedral. C/ Cardenal Landázuri 2, actual obra hospitalaria de Nuestra Señora de Regla.

Edificio del Obispado de León
Obispado de León
Obra Hospitalaria Nuestra Señora de Regla
Hospital Nuestra Sra. de Regla
Iglesia de San Marcelo en León
Iglesia de San Marcelo
Antiguo Hospital de San Antonio
Antiguo Hospital de San Antonio
Antiguo Palacio de Prado S. XV-XVII - Hospital de Nuestra Sra. de Regla
Origen del Edificio

Renedo de Valdetuéjar es un pueblo situado a unos 5 km de Puente Almuey.

A 700 m de San Martín de Valdetuéjar, al lado de la carretera. Este río da lugar a un valle pintoresco con su mismo nombre: el valle del Tuéjar.

Con 20 habitantes y cuyo nombre se refiere a "Endrinal". Aquí se encuentran los restos del Palacio de Prado ocupado en los siglos XV- XVII por los Prado, dueños del valle del Tuéjar y de la Guzpeña, y cuya fachada fue trasladada piedra piedra a León para pasar a presidir la fachada del hospital de Nuestra Señora de Regla.

En esta localidad, los Marqueses de Prado tenían un Palacio-fortaleza de estilo barroco. La fachada recoge los escudos nobiliarios de la familia que llegó a tener un gran poder en el viejo reino de León y en la corte de los reyes de las Españas.

A lo largo de los siglos, esta familia noble y feudal, intentó imponerse a los Concejos y a las Merindades, incluidas la de Valdeburón de la que formaba parte Salamón como miembro del Consejo de Aleón.

Los Marqueses lograron algunos privilegios y beneficios como que el cargo de Merino correspondiese al Marqués, así como el cobro de los tributos.

Así vemos que en el año 1752 el pueblo de Salamón pagaba anualmente 153 Reales de vellón al marqués de Prado como tributos.

Sin embargo no lograron imponerse las Merindades que continuaron dependiendo de la Corona Real hasta su desaparición en el siglo XIX al ser creados los Ayuntamientos.

El Palacio era propiedad de Don Hernando de Prado, señor de Valdetuéjar y de su esposa, doña Juana Manrique. Le rodeaba un muro de mampostería reforzado con cubos semicirculares. Estos muros eran la parte más antigua de la construcción.

Construcción del Hospital Nuestra Sra. de Regla

El leonés Pablo Díez fue quien adquirió las ruinas del Palacio de Renedo, según Camino Monje, poniéndolas a disposición del Obispado para que sirvieran como fachada del nuevo Santuario de la Virgen del Camino.

Esta idea no encajaba con el proyecto modernista que se pretendía dar Santuario de la Virgen del Camino. Por ello, se planteó la reubicación de estas piedras milenarias en otro lugar que fuera suficientemente importante para albergarlas. El destino definitivo se decanta hacia la fachada de la Obra Hospitalaria.

Para el traslado del edificio desde Renedo de Valdetuéjar hasta León hubo que realizar un trabajo previo de planificación importante. Había que desmontar, piedra piedra, el edificio y volverlo a reconstruir tal y como estaba en el origen.

Para ello se enumeraron una a una, procediéndose luego al traslado a su ubicación actual.

Una primera estimación del arquitecto Torbado Franco, calcula que el traslado y posterior colocación de las mismas, tuvo un coste de más de 2 millones de pesetas.

La estructura rectilínea de la fachada original del palacio de Renedo puede adaptarse a una disposición de nueve planos distintos. Esto hizo necesaria una remodelación importante de ciertos sillares de la composición.

Imágenes de la construcción del edificio